Ni es tan buena, ni es tan mala,

Ni es tan buena, ni es tan mala, si digo ser tu esclavo, no te marches, si te espanto con ello, no te alejes y menos si te asusta, no me abandones, porque prefiero estar en tus manos que en las de la maldita tempestad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *