Estaba tan tranquila sin pensar en

Estaba tan tranquila sin pensar en tu querer y quiso Dios que te quisiera y hasta la muerte te querré, mas no creas que te miento muerto también se quiere porque yo quiero con el alma y el alma nunca muere.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.