Pedirle a mi cabeza que deje de

Pedirle a mi cabeza que deje de pensar en tí, es como pedirle a mi vida que deje de existir.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.