La silla en la que me siento ya no

La silla en la que me siento ya no puede resistir más el peso de las penas que yo he pasado por ti.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.